Tres recetas para preparar la comida perfecta

Cocinar es una de las mejores formas para celebrar una ocasión especial o simplemente para salir de la rutina. Y para ello, resulta bastante útil aprender recetas que ayudarán a preparar la comida perfecta, de un modo muy fácil y con productos asequibles.

Debido a las muchas ocupaciones diarias que tienen algunas personas, la preparación de los alimentos se vuelve un poco básica y rutinaria, por lo que no se tiene el tiempo suficiente para dedicarlo a hacer algo más elaborado. No obstante, nunca cae mal hacer algo diferente para variar el menú o para celebrar una ocasión especial. Por tal razón, hablaremos sobre tres recetas fáciles que son ideales para preparar una comida perfecta, deliciosa y con productos comunes y asequibles.

Plato principal: Costillas de cerdo en salsa barbacoa

Uno de los platos preferidos tanto por adultos como por niños, son las costillas de cerdo en salsa barbacoa. Esta pieza de cerdo se puede encontrar perfectamente en una tienda de ultracongelados, donde además de carnes, ofrecen una variedad muy amplia de productos, ideales para tener en casa y facilitar la preparación de cualquier comida, sin sacrificar los sabores.

Es importante mencionar que cuando se optan por estos productos, lo esencial es que se adquieran de una marca de calidad que cumpla con todas las normativas pertinentes, las cuales van desde la recogida o elaboración del producto hasta su consumo.

Dicho esto, veamos la preparación de las costillas en salsa barbacoa. Para ello, se debe untar el cerdo con un adobo que se hace mezclando pimienta, azúcar moreno, sal, comino molido y pimentón dulce. Se deja marinar por unas 5 horas más o menos.

Posteriormente se realiza la salsa sofriendo ajo y cebolla, a lo que se le añadirá vinagre. Una vez ésta se evapore, se añade mostaza, miel, salsa inglesa, ketchup y un poco de agua o caldo. Cuando se haya reducido un poco se tritura para hacerla más homogénea y suave. Con esta salsa se bañarán las costillas, para así hornearlas por una hora aproximadamente a 160°C, girándolas y bañándolas hasta que estén doradas y tiernas.
Guarnición: Salteado de champiñones con jamón serrano

En una sartén a fuego medio se agrega un poco de aceite donde se va a añadir el jamón serrano cortado en tiras delgadas; cuando esté un poco dorado, se añaden los champiñones laminados y se dejan cocinar hasta que suelten su líquido y éste se evapore, mientras se mueven a menudo. Para terminar, se le añade la sal y el perejil picado espolvoreado justo al servir.

Esta receta tiene un plus y es que se puede usar la pata de jamón para decorar la mesa. Para ello, se puede revisar una página con todo tipo de jamoneros y así elegir uno adecuado para la pieza que se tiene, pues los hay de uso profesional o para tener en casa.
Entre los cuatro mejores se pueden mencionar los siguientes:

  • Buarfe-jamonero Rioja Nogal.
  • Jamón prive soporte jamonero-banqueta.
  • Jamonero giratorio Jamotec JP.
  • Soporte jamonero plegable lacado Nogal.
Esta selección ha sido elaborada teniendo en cuenta factores como la calidad, el precio, las distintas características del jamonero, y por supuesto, las opiniones de otros usuarios.

Postre: Torta de aceite de oliva

La calidad del aceite de oliva virgen extra para esta receta y todas en las que se utilice este ingrediente, es fundamental. Por tal razón, hay tiendas especializadas en la comercialización de este ingrediente, ya que tiene elaboraciones ecológicas que cumplen las características óptimas de producción, como por ejemplo:
  • Acidez < 0,5%.
  • Índice peróxido < 20.
  • Absorción de radiación ultravioleta < 0,20%.
  • Humedad = 0,15%.
  • Organolépticas para consumo.
Entonces, para la torta se debe precalentar el horno a 170°C mientras se prepara la mezcla. Lo primero es freír cáscara de limón en una taza de aceite de oliva; ésta se retira y se añaden granos de anís, retirando inmediatamente del fuego. Cuando esté templado, se pasa el aceite a un bol para agregar leche, azúcar, harina de trigo (mezclada con levadura y canela tamizada), batiendo siempre.

Seguidamente se coloca la mezcla en el molde de torta engrasado, y se espolvorea con azúcar. Se hornea durante 45 minutos o hasta que dore. Finalmente, cuando esté fría, se sirve y se disfruta.

2 comentarios:

Muchísimas gracias por dedicar unos instantes a comentar este post ¡Me hace mucha ilusión!

Si necesitas contactar directamente conmigo puedes hacerlo a través de la pestaña CONTACTA CONMIGO en el menú superior