¿Qué placa de cocina se adapta mejor a tu forma de cocinar?



La placa de cocción es una de las cosas más importantes de la cocina, sin duda va a ser uno de los elementos que más utilizamos en el día a día y hacer una mala elección nos puede generar más de un dolor de cabeza.

Para elegir la placa de cocina que mejor se adapte a nosotros tenemos que tener en cuenta varios puntos: cuándo y cómo la vamos a usar, qué espacio tenemos para la instalación y también, por supuesto, nuestros gustos estéticos.

A continuación os contamos lo que para nosotros deberías tener en cuenta a la hora de elegir entre los diferentes tipos de placas de cocina pero si quieres ampliar información pásate por este artículo de placas de cocina AEG. ¡Seguro que te ayuda!

Placas de inducción


A día de hoy son de las más utilizadas, tecnológicamente son muy avanzadas y son muy eficientes en el uso de la energía. Calientan de forma rápida pero solo en la base del recipiente que vayamos a utilizar mientras el resto de la placa se mantiene fría.

Otro punto a favor es que son muy fáciles de limpiar por lo que su mantenimiento en el día a día es muy sencillo.

Como punto negativo podríamos decir por un lado que necesitas ollas y sartenes específicas. Por otro lado en el caso de averías son más complicadas de solucionar que con una placa de gas tradicional.


Placas de gas


Las placas de gas son perfectas si te gusta el estilo de cocina tradicional. Son fáciles de controlar, calientan rápidamente y admiten todo tipo de ollas y sartenes, incluso recipientes de hierro fundido o barro cocido.

Los modelos actuales suelen contar con medidas de seguridad que corta el suministro de gas en caso de que la llama se apague sin querer.

Las placas de gas son, eso sí, algo mas complicadas de limpiar ya que, sobre todo los quemadores, suelen tener recovecos donde se acumula la grasa.


Placas vitrocerámicas


Este tipo de placas utilizan un sistema de resistencias para calentar. Son algo más lentas que las placas de inducción pero también sencillas de limpiar ya que son totalmente planas.

Al contrario que las de inducción, estas placas mantienen el calor incluso después de apagar los fuegos por lo que hay que ir con mucho cuidado. Normalmente incluyen algún sistema de luz que avisa de la temperatura remanente.

Se pueden utilizar con todo tipo de recipientes, de aluminio, de acero, de hierro fundido e incluso de barro cocido.




Placas modulares


Han sido las últimas en salir al mercado. Se montan por módulos por lo que puedes combinar varias zonas en una misma placas: fuegos de gas, de inducción... Incluso añadir zonas específicas como un fuego para wok o plancha teppanyaki. Permiten configurar una cocina totalmente personalizada y adaptada a tus necesidades.

Este tipo de placas también son perfectas para cocinas de espacio reducido, ya que por su sistema de módulos, permiten adaptarse a espacios estrechos.

Después de leer todo esto, ¿ya tienes claro cuál es tu tipo de cocina favorita?


Post patrocinado por  AEG y escrito 100% por mi, con mis propias opiniones. Nunca recomendaré algo que no me guste y que no piense que pueda interesar a mis lectores

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchísimas gracias por dedicar unos instantes a comentar este post ¡Me hace mucha ilusión!

Si necesitas contactar directamente conmigo puedes hacerlo a través de la pestaña CONTACTA CONMIGO en el menú superior