Tarta de queso y fresas estilo fraisier

Tarta de queso y fresas estilo fraisier

¡Hoy vengo con una idea que estoy seguro que os va a encantar para celebrar el Dia de la Madre! Una tarta de queso y fresas super rica y con una pinta deliciosa gracias a las fresas que usamos en la parte exterior de la mousse y que recuerdan a las clásicas tartas fraisier francesas ¿A que tiene buena pinta?

No os voy a decir que esta tarta es la más fácil que podeis hacer (Esta otra si que es fácil) pero tampoco es para expertos. Solo hay que tener un poco de paciencia ya que hay alguna elaboración que hay que dejar que enfríe. Pero con un poco de tiempo por delante y organización ¡Vale la pena! Os aseguro que queda super rica, además de preciosa.

¡Venga! Vamos a por la receta

Receta en vídeo paso a paso
Si quieres ver la receta sin perderte ningún detalle o simplemente no te apetece leer ¡Dale al play!


Si te gusta este vídeo puedes ver muchos más en nuestro canal de Youtube. Suscríbete ¡Y danos like!

Ingredientes

Para un molde de 18cm de diámetro

Para la mousse de queso con fresas
300-350gr de fresas
350gr de queso crema o queso mascarpone
400ml de nata para montar o crema
120gr de azúcar
7gr de gelatina en polvo

Para la base
150gr de galletas
80gr de mantequilla

Para la cobertura
150gr de fresas
3gr de gelatina en polvo
50gr de azúcar

Tarta de queso y fresas estilo fraisier

Cómo preparar la tarta de queso y fresas estilo fraisier

1.- Comenzamos la receta poniendo la dos gelatinas de la receta a hidratar. Solo tenemos que añadir a cada gelatina una par de cucharaditas de agua y remover. las podemos guardar en la nevera filmadas hasta que vayamos a utilizarlas.

2.- El siguiente paso será preparar la base de galletas. Trituramos las galletas en un procesador de cocina o, como hacemos nosotros con la ayuda de una bolsa de plástico y un rodillo de cocina.

3.- Mezclamos el polvo de galleta con la mantequilla fundida. Repartiremos esta mezcla sobre el fondo de un molde desmontable que previamente hemos cubierto con papel de horno. Apretamos bien con el dorso de una cuchara para que se asiente bien y quede una capa compacta. Metemos en la nevera.

4.- Ahora vamos a preparar las fresas . Escogemos unas 8-10 fresas no muy grandes y les cortamos el pedunculo. Las cortamos por la mitad, estas serán las que formarán los laterales de la tarta. El resto de fresas las cortaremos a daditos para usar en el relleno Reservamos.

5.- Es el momento de preparar la mousse de queso. En un bol mezclamos el queso crema con 50ml de nata y el azúcar. Calentamos al baño maría o al microondas hasta que el queso esté fundido. Mezclamos bien hasta tener una crema homogénea, añadimos la gelatina (7gr) escurrida y volvemos a mezclar hasta que se disuelva.  Dejamos reposar la crema hasta que esté a temperatura ambiente.

6.- Cuando la crema esté ya fría montamos la nata. Recordad que la nata debe estar bien fría para montar y ademas tanto el bol como la batidora no deben tener restos de agua, si no, no montará.

Tarta de queso y fresas estilo fraisier


7.- Añadimos un poco de nata montada al bol de la crema de queso que tenemos a fría y mezclamos. Esto ayudará que luego se integren mejor las dos cosas. Añadimos ahora la crema de queso sobre la nata montada y removemos suavemente y con movimientos envolventes hasta tener una textura homogénea.

8.- Colocamos las fresas que teníamos cortadas en el molde bien apoyadas en la pared y con el corte hacia fuera. Es importante que queden bien pegadas para que la tarta quede bonita.

9.- Vertemos la mousse de queso sobre la base de galletas, intercalando con trocitos de fresa que teníamos ya cortados. Alisamos y dejamos de nuevo en la nevera para que la crema asiente y se enfríe bien durante, al menos 4-5 horas. Lo mejor es dejarla de un día para otro.

10.-Por último, una vez la tarta ya esta fría preparamos la gelatina, este paso es opcional, tal cual la tarta está genial pero esta capa de gelatina de fresas le dará el toque mágico. Trituramos las fresas con el azúcar y unos 50ml de agua. Calentamos el puré (no hace falta que hierva) y disolvemos la gelatina. Esperamos que pierda temperatura y, cuando esté a temperatura ambiente, la vertemos sobre la tarta con cuidado. Dejamos de nuevo en la nevera para que la gelatina haga su efecto.

¡Y ya solo nos queda desmoldar y disfrutar!

Espero que os haya gustado esta tarta de queso y fresas estilo fraisier y, por supuesto, que os animéis a hacerla en casa. Ya sabéis que nos hará mucha ilusión si subís una foto de vuestra receta a las redes y nos etiquetais ¡Así podremos ver lo bien que os ha quedado!

Nos vemos en el próximo post, mientras podéis seguirnos en nuestra página de Facebook, y también puedes ver que tramamos a través de InstagramPinterest y Youtube.

Gracias por leerme

Un abrazo ;)


2 comentarios:

  1. Menudo corte mas precioso y como tiene que estar de rica bien merece la pena poner todo el empeño y hacerla. Mil besicos

    ResponderEliminar
  2. Que delicia, me encantaría hacerla seguro que en mi casa lo agradecerán. Bsssss

    ResponderEliminar

Muchísimas gracias por dedicar unos instantes a comentar este post ¡Me hace mucha ilusión!

Si necesitas contactar directamente conmigo puedes hacerlo a través de la pestaña CONTACTA CONMIGO en el menú superior