Pollo all`arrabbiata (...y mi visita a la fabrica de Orlando)


Si ya conoces este blog sabes que soy muy fan de las recetas ricas, fáciles, sencillas y con ingredientes de andar por casa.. Vamos, de la cocina del día a día y sin demasiadas complicaciones. Pues la receta de hoy cumple todos estos requisitos a la perfección.  ¡Estoy seguro que este pollo con tomate y un toque picante te va a encantar!

Para preparar esta receta hemos utilizado el tomate frito estilo casero de Orlando. Como sabéis los que me seguís por las redes sociales, y en especial por Instagram, hace unos días estuve junto otros bloggers en su fabrica de Alfaro conociendo paso a paso como elaboran su tomate frito ¡Lo pasamos genial!


Para conocer bien el proceso desde el principio comenzamos visitando uno de los invernaderos donde se producen las tomateras. Entre otras cosas nos estuvieron contando el proceso de sembrado y cómo, no solo compra los tomates, si no que trabajan junto con los agricultores de la zona para conseguir la mejor calidad. 

Después fuimos ya a los campos donde se trasplantan las plantas, allí crecen hasta dar el fruto. El proceso de trasplantado es bastante la laborioso ya que la mayor parte es a mano. Se hace así para no dañar ni las plantas ni los plásticos que se utilizan para proteger la plantación.


Para acabar la visita fuimos a ver como cocinan su salsa de tomate. el proceso que utilizan es bastante similar al que hacemos habitualmente en casa, con las diferencias obvias que tiene un sistema industrializado. 

El proceso comienza en verano cuando con la llegada del tomate a la fabrica. Entonces se procesa y se almacena para poder utilizarlo posteriormente.

Luego viene la parte mas importante y lo que diferencia el tomate frito Orlando del resto, el sofrito. Pudimos ver en directo como hacían. En una ollas industriales fríe cebolla con ajo y aceite de girasol (o de oliva en el producto que así se indica) durante aproximadamente dos horas. Para que os hagáis una idea de la magnitud de estas ollas a la semana se utilizan 15 toneladas de aceite, 3 toneladas de cebolla y una tonelada de ajo ¡A lo grande!


Luego el aceite se junta con el tomate y se cocina a baja temperatura para conseguir la textura y el sabor final. Un detalle que nos sorprendió es que la cebolla y el ajo no se mezcla con el tomate (solo en la variedad casera) ya que cambiaría demasiado la textura. Estos restos se utilizan para alimento de animales de granjas cercanas.

Para acabar el proceso se envasa el tomate bajo unas estrictas medidas de higiene. Como podéis ver en las fotos nos toco ponernos unos trajes especiales para poder visitar la fabrica, eso si, tuvieron el detalle de personalizarlo ¡Están en todo!

Y ahora si ¡Vamos a por la receta!

Vídeo paso a paso de la receta


Ingredientes

Para 3 personas

6 muslos de pollo
300gr de tomate frito estilo casero Orlando
1 cebolla
1 pimiento verde ( o italiano)
3 cucharadas de aceite
2 dientes de ajo
Guindilla, fresca o seca, al gusto
250ml de vino blanco


Como hacer el pollo all`arrabbiata

1.- Comenzamos troceando las verduras. La cebolla la cortamos en juliana fina, el pimiento en tiras o rodajas y los ajos en laminas.

2.- Ponemos la mitad del aceite en una sartén amplia y doramos los muslos de pollo por todas las caras. Apartamos y reservamos.

3.- En la misma sartén añadimos el resto del aceite y doramos las verduras junto con el ajo.

4.- Cuando tengamos las verduras doradas añadimos la guindilla, el tomate frito y el vino. Dejamos cocer 5 minutos


5.- Añadimos los muslos de pollo a la salsa y dejamos cocer 10-15 minutos hasta que la salsa haya reducido y la carne esté hecha. 

Podemos servir los muslos solo con la salsa o añadir también al plato arroz blanco o, mejor aun, un poco de pasta ¡Quedará espectacular!

¿Te animas a probarlo?

Si te ha gustado esta receta te espero en la pagina de Facebook ¡Así no te perderás nada de nada!

Foto final del la visita ¿A que estamos guapos?
¡Nos vemos en el próximo post!

Un abrazo


2 comentarios:

  1. Que buena pinta tiene ese pollito, seguro que esta de chuparse los dedos, jeje.
    Besote!!!!!

    ResponderEliminar
  2. ¿He oído pollo y picante¿ ¡¡Míooooo!! :)

    Oye pues si después de visitar la fábrica, os convención, ¡eso sí que es mérito! Muchas veces pasa lo contrario, que al descubrir los entresijos de la producción industrial de la comida, es cuando te da gana de volver al medievo y no comer nada que no cultives o no caces tú mismo, jejjje

    ¡¡Abrazo!!

    ResponderEliminar

Muchisimas gracias por dedicar unos instantes a comentar este post ¡Me hace mucha ilusión!